La cuarentena que mostró el desierto

DSC00232

 

Una buena idea, con una buena intención, con altas expectativas me han puesto a prueba durante estos últimos 40 días, Desde el compromiso adquirido conmigo misma de ir hacia dentro utilizando las herramientas que he ido integrando, estos días han sido un viaje que comenzó desde la exigencia disfrazada de creación, de búsqueda del tesoro, de la esencia de Yoga & Emociones hasta la simple y preciada PRESENCIA en lo que ES, en cada minuto de mi día.

 

En los 7 primeros días, como una jabata, como si por un agujerito pequeño me estuvieran observando, realicé la más perfecta versión de la cuarentena, un hecho objetivo desesestabilizador, el haber sido objeto de estafa, me sacó de mi nidito de amor y perfección en el que estaba tan plácidamente, sin embargo, pude ser consciente de lo que sucedía en mi interior, observando mis reacciones, teniendo en cuenta los porqués y los para qués, pero en esa trampa mental de qué bien integro situaciones adversas, me vi con la necesidad de compartir mi experiencia en clave de consciencia en los grupos de wasapp a los que pertenezco, necesidad de hablar con mis amigas, pero de una forma convulsiva.

 

Tanto me salí que no sabía entrar, observé desde fuera a todo lo que me había comprometido y lo que había conservado en esos días de balones fuera.La sadhana de yoga y la meditación  es lo que permanecía intacta, así que simplifiqué y desde entonces me centré en la esencia: mi práctica y una atención sostenida en las emociones que se iban presentando, en un diario fui escribiendo mis sensaciones y me iba surgiendo ejercicios que me venían al pelo en situaciones concretas…y ahi he estado desde entonces, en la NO EXPECTATIVA, en la no búsqueda de nada especial ,en encontrar la Esencia de mi aprendizaje y el de todos. La PRESENCIA en las situaciones cotidianas de mi vida, con mi familia, causalmente el YOGA EN MI FAMILIA, la aplicación de la antigua sabiduría a mi vida, sin hablar de ella, sin proyectar en ella, simplemente estando presente con mis hijos y con mi marido, con cada minuto de cada día.

 

Cuidando mi presencia en mi trabajo en Sumaria Abogados, llevando atención a los documentos, escrito aquí parece algo , pero es simple, EN MI NO BÚSQUEDA ME ENCONTRÉ, entre papeles,en la recogida del cole, de juguetes, en la cocina, con el trapo de los polvos y sobre todo en el DESCANSO de la guerrera que ya no lucha por encontrar, que se centra en una cosa, sin dispersar su energía, tan simple y sencillo como VIVIR sin proyectar