aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

¿Qué nos cuentas, tristeza, en el solsticio de invierno?

La trist­­eza, un proceso habitual en las fechas que vivimos o más bien un cambio de la naturaleza a la que tan conectados estamos… Según los pueblos antiguos la época que actualmente llamamos la Navidad correspondía al ciclo natural del Solsticio de Invierno, o como se llama en otras culturas el paso de la puerta del invierno. La situación de la naturaleza en este momento tan importante del ciclo en una gran parte del mundo es de recogimiento, de espera y de ausencia de vida y energía, todo permanece latente a veces bajo un manto de nieve otras veces bajo las lluvias y el frío, cada semilla espera el momento en el que el calor le invite a brotar de nuevo. En muchas culturas se celebra el nacimiento del sol, ya que una vez pasado el 21 de diciembre y tras tres días de espera, el sol comienza a crecer  para comenzar a ganar segundos a la oscuridad y de esta manera comenzar un nuevo ciclo. Coincidente con el Nacimiento del Ser, que en nuestra cultura celebramos en torno a una mesa junto con nuestros familiares. ¿Cómo nos afectan a nosotros estos movimientos de la naturaleza? Por norma general muchas personas se recogen en sus casas y tienen momentos de valoración de sus vidas, de recuerdo de cosas pasadas, de buscar sobre todo momentos de soledad y sentarse a leer, coser, tejer o simplemente pensar. Pero también este momento nos trae una fuerte necesidad de orden y en muchas ocasiones sentimos unas ganas por ponernos a ordenar, limpiar incluso tirar mil cosas viejas que tenemos por casa en estas fechas. Antiguamente las casas se preparaban para el solsticio de la misma manera, se recogían y se limpiaban a fondo y tras este proceso se decoraban de plantas de la zona que permaneciesen fuertes en invierno, en Asturias el acebo y el romero serían un buen ejemplo, mientras que en un clima completamente diferente como el de Canarias se realizaba la misma actividad pero decoraban con retama y brezo. En Navarra y en general en toda la cultura vasca, existe la costumbre de colocar Eguzkilore en la puerta de los caseríos, es también conocida como “Flor del Sol”, representa la protección del astro Sol en el hogar, es imagen de la paz y el desarrollo. En relación a la familia y a los más pequeños ese mirar hacia dentro no...
Leer Más

Atravesando el dolor de Lumbago

Este dolor se sitúa entre la cintura y el coxis, es una parte del sistema de sostenimiento. El dolor en esta región manifiesta la presencia de inseguridades materiales y afectivas: “Tengo miedo de carecer de …” “Nunca conseguiré realizar…” Estoy tan preocupado por lo material que siento tristeza porque hay un vacío y ese vacío me duele.Tengo tendencia a tomar demasiada carga sobre mis hombros, tiendo a dispersar mis energías. Intento hacerlo todo para ser amado y me entretengo con la opinión que tienen los demás de mi. La impotencia frente a ciertas situaciones de mi vida me vuelve amargo. No me siento sostenido en mis necesidades de base y mis necesidades afectivas. Tengo dificultad en hacer frente a los cambios porque me gusta sentirme en seguridad en mi rutina y mis viejas costumbres. Puedo decidir adoptar la actitud de dejar que los demás puedan ayudarme a su modo, voy a descubrir y tomar conciencia que tengo el apoyo que necesito. Así me vuelvo más autónomo y responsable. ¿Tiendo a culpar a otros de mis dificultades? ¿Me tomo el tiempo de expresar mis necesidades? Acepto que mi único sostén viene de mi mismo. Volviendo a tomar contacto con mis ser interior, establezco un equilibrio en mis necesidades y reúno todas la fuerzas que están en mi, me dan confianza en mi y en la vida porque se que me traen todo cuanto necesito: fisico, emotivo, espiritual. Estoy sostenida en todo momento. Inspirado en “El Gran Diccionario de las dolencias y enfermedades”. Jackes...
Leer Más

Emociones que brotan del llanto de un niño

Cuando un bebé se instala en un llanto desgarrador, hay una conexión directa con algo doloroso en nuestro interior, ese llanto tiene la capacidad de que emerja una emoción que quizá estaba tapada por el olvido inconsciente. Ahora grita por salir, ya está fuera, se presenta abrupta, inesperada. Mírala de frente. ¿Cómo? Permitiéndote sentirla, atravesar la dureza e incomodidad que ello te supone. Permite quedarte un ratito bajo sus sensaciones. ¿Con qué conectas? ¿Qué es necesario sacar a la luz en este preciso momento? Y lo que llevas a la luz de la consciencia ya no queda en la sombra, esa emoción ya ha cumplido su...
Leer Más

Mindfullness: Pasito a pasito

Una mente fuerte no es la que dirige el cotarro, es la que quietita, sigue el paso que le marca su ama. Esta criatura doblega su orgullo y atiende la directriz, seduce con atajos y sueña con brillar con el resplandor de antaño, donde el Ser era el eterno desconocido. En estas semanas he comprendido un pasito más de la coherencia entre el hacer fuera y dentro de los espacios de conexión con mi yo profundo, con mi Ser. El yoga me conecta de forma directa con la Presencia, al comunicar en mis clases me siento un canal por el cual atraviesa por mi la información necesaria para el grupo de personas que ante mi tengo presentes. Esto no me requiere ningún esfuerzo adicional. Para mi es un reto el mantener esa Presencia en situaciones cotidianas: cuando mis hijos no me obedecen, cuando llegamos tarde por un contratiempo, ante una mala contestación… Y creo que es el ABC  de todo yogui, mantener la coherencia entre tu vida personal y los espacios que facilitas de quietud y calma. El yoga y la meditación pasan por ti cuando mantienes una cierta Presencia durante muchos ratos del día. y eso es el Mindfullness: la mente guiada por el Ser en el Aquí y en el...
Leer Más